Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Bienvenido a ABOGADAS LANCELOT
Otra forma de hacer
LA ABOGACÍA ES NUESTRA VOCACIÓN
"Si tenéis la fuerza, nos queda el Derecho" - Víctor Hugo
NOS COMPROMETEMOS CONTIGO
Tus objetivos son los nuestros

El Tribunal Supremo ha liberado a un varón, de 70 años de edad, jubilado y con una pensión como única fuente de ingreso, de tener que contribuir económicamente a los gastos mínimos de subsistencia de su hija que cuenta con 38 años y que se independizó de sus progenitores dos décadas antes.

Este fallo del Supremo viene a confirmar las sentencias dictadas anteriormente por el Juzgado de Primera Instancia número catorce de Sevilla y la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. Ambos órganos judiciales ya se pronunciaron en el mismo sentido frente a la reclamación de alimentos de la hija de este matrimonio.

La hija no se dio por vencida y presentó recurso ante el Supremo, pues, a su juicio, había quedado «acreditado» la obligación de sus padres, divorciados, de contribuir a los gastos mínimos de subsistencia solicitados, así como la capacidad económica y medios de los demandados para hacer frente a su «obligación» mientras «dure su necesidad», pues la hija señaló encontrarse «en situación de indigencia». Así, pedía «dinero» al padre y «recibimiento y sostenimiento en su domicilio» a la madre. Sólo se personó en la causa del Supremo el padre.

El Tribunal Supremo, en un auto al que ha tenido acceso este periódico, acuerda inadmitir el recurso interpuesto por la mujer de 38 años. Ver la noticia completa

 

justicia

Destacado

Noticias